Magellan Health

Idiomas

Elija su idioma:

Biblioteca y Capacitación

Trastorno Bipolar

Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar, también conocido como enfermedad maniaco-depresiva, es un trastorno en el cerebro que causa cambios poco comunes en el ánimo, energía y desempeño de una persona. A diferencia de los altibajos por los que todas las personas pasan, los síntomas del trastorno bipolar son graves. Pueden resultar en relaciones dañadas, desempeño pobre en el trabajo y escuela e incluso suicidio. Sin embargo, existen buenas noticias: el trastorno bipolar puede ser tratado, y las personas con esta enfermedad pueden llevar vidas plenas y productivas.


Más de 2 millones de adultos estadounidenses, o aproximadamente el 1% de la población mayor de 18 años tiene trastorno bipolar. El trastorno bipolar por lo general se desarrolla tarde en la adolescencia o en la adultez temprana. Sin embargo, algunas personas sufren sus primeros síntomas en la niñez, y algunos la desarrollan más tarde. Por lo general no es reconocida como enfermedad, y las personas que la padecen pueden sufrir por años antes de que sea diagnosticada y tratada. Así como la diabetes o la enfermedad del corazón, el trastorno bipolar es una enfermedad a largo plazo que debe manejarse con cuidado durante toda la vida de la persona.

¿Cuáles son algunos síntomas del trastorno bipolar?

El trastorno bipolar causa cambios de humor dramáticos desde muy feliz y/o irritado hasta triste y desesperanzado, y viceversa, con frecuencia con periodos de humor normal entre cada uno. Cambios severos en la energía y conducta van de la mano con los cambios de humor. A los periodos de altas y bajas se les llama episodios de manía y depresión.

Las señales y síntomas de manía (o episodio maniaco) incluyen:

  • Aumento de energía, actividad e inquietud.
  • Demasiado feliz, con humor muy bueno y eufórico
  • Irritabilidad extrema
  • Hablar y pensar muy rápido, saltar de una idea a otra.
  • Distracción, no poder concentrarse bien
  • Poca necesidad de dormir
  • Creencias poco realistas de habilidades y poderes
  • Mal juicio
  • Gastar dinero a lo loco
  • Un periodo duradero de una conducta que es diferente a la normal
  • Incremento en el impulso sexual
  • Abuso de drogas, en particular cocaína, alcohol y medicamentos para dormir
  • Conducta provocativa, impertinente o agresiva
  • Negar que algo anda mal

Se diagnostica un episodio maniaco si el humor elevado ocurre con 3 o más de los otros síntomas la mayor parte del día, casi todos los días por 1 semana o más. Si el humor es irritado, deben estar presentes 4 síntomas.

 

Las señales y síntomas de la depresión (o episodio maniaco) incluyen:

  • Humor triste, ansioso o vacío duradero
  • Sentimiento de desesperanza o pesimismo
  • Sentimiento de culpa, de no valer nada o impotencia
  • Pérdida de interés o placer en actividades que alguna vez disfrutó,
    incluyendo el sexo
  • Disminución de la energía, un sentimiento de fatiga o de estar "lento"
  • Dificultad para concentrarse, recordar, tomar decisiones
  • Intranquilidad o irritabilidad
  • Dormir demasiado o no poder dormir
  • Cambios en el apetito y/o pérdida o aumento de peso involuntario
  • Dolor crónico u otros síntomas persistentes en el cuerpo que no son causados
    por enfermedad o una lesión física
  • Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio

Se diagnostica un episodio depresivo si 5 o más de estos síntomas duran la mayor parte del día, casi todos los días por un periodo de 2 semanas o más.

Un nivel leve o moderado de manía se llama hipomanía La hipomanía puede sentirse bien para la persona que la experimenta y puede estar asociada con el buen desempeño y productividad. Debido a esto cuando los familiares y amigos aprenden a reconocer los cambios de humor como un posible trastorno bipolar, la persona puede negar que algo anda mal. Sin embargo, sin el tratamiento adecuado, la hipomanía puede convertirse en una manía grave o volverse depresión en algunas personas.

A veces, los episodios graves de manía o depresión incluyen síntomas de psicosis (o síntomas psicóticos). Los síntomas psicóticos comunes son alucinaciones (oído, vista, u otras sensaciones de la presencia de cosas que en realidad no están ahí) y falsas ilusiones (creencias falsas y fuertes no influenciadas por razonamiento lógico o explicadas por los conceptos culturales normales de una persona). Los síntomas psicóticos en el trastorno bipolar tienden a reflejar el estado de humor extremo de ese momento. Por ejemplo, delirios de grandeza, como creer que uno es el presidente o que se tienen poderes especiales o riqueza excepcional, pueden ocurrir durante la manía; las ideas de culpa o de no valer nada, como creer que uno está arruinado y sin un centavo o que ha cometido un crimen terrible, pueden aparecer durante la depresión. A las personas con trastorno bipolar que sufren estos síntomas a veces por error se les diagnostica esquizofrenia, otra grave enfermedad mental.

Puede ser de ayuda pensar en los varios estados de humor del trastorno bipolar como una gama o rango continuo. En un extremo tenemos la depresión grave, luego sigue la depresión moderada y después humor ligeramente bajo, al que muchas personas pueden llamar melancolía cuando dura poco tiempo, pero que se llama "distimia" cuando duran mucho tiempo. Después está el humor normal o balanceado, seguido por la hipomanía (manía leve o moderada), y luego manía grave.

Sin embargo, en algunas personas, los síntomas de manía y depresión pueden presentarse juntas y a esto se le llama estado bipolar mezclado. Los síntomas de un estado mezclado muchas veces incluyen agitación, problemas para dormir, cambios importantes en el apetito, psicosis, y pensamientos suicidas. Una persona puede tener un humor muy triste y desesperado y al mismo tiempo sentirse con mucha energía.

El trastorno bipolar puede parecer otro problema diferente de la enfermedad mental, por ejemplo, abuso de alcohol o drogas, pobre desempeño escolar y laboral, o relaciones interpersonales tensas. Dichos problemas en realidad pueden ser señales de un trastorno de humor subyacente.

 

¿Cómo se presenta el trastorno bipolar?

Los episodios de manía y depresión por lo general se repiten durante toda la vida. Entre los episodios, la mayoría de las personas con trastorno bipolar no tienen síntomas, pero casi un tercio de la población tiene algunos síntomas residuales. Un pequeño porcentaje de las personas experimenta síntomas crónicos a pesar del tratamiento.

Las personas con trastorno bipolar pueden llevar vidas saludables y productivas cuando la enfermedad es tratada de manera eficaz. No obstante, sin tratamiento, el curso natural del trastorno bipolar tiende a empeorar. Con el paso del tiempo una persona puede sufrir episodios maniacos y depresivos más graves y frecuentes que cuando apareció la enfermedad. Pero en la mayoría de los casos, el tratamiento adecuado puede ayudar a reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios y puede ayudar a las personas con trastorno bipolar a mantener una buena calidad de vida.

 

¿Pueden los niños y adolescentes sufrir de trastorno bipolar?

Tanto los niños como los adolescentes pueden desarrollar trastorno bipolar. Es más probable que afecte a los niños de padres que sufren la enfermedad.

A diferencia de muchos adultos con trastorno bipolar, cuyos episodios tienden a estar más definidos, los niños y adolescentes jóvenes que tengan la enfermedad
por lo general experimentan cambios de humor muy rápidos entre depresión y manía muchas veces en el día. Los niños con manía tienen más posibilidades de estar irritados y propensos a berrinches que a estar demasiado felices y eufóricos.
Los síntomas mezclados también son comunes en jóvenes con trastorno bipolar. Los adolescentes mayores que desarrollan la enfermedad pueden tener episodios y síntomas más típicos parecidos a los de los adultos.

 


¿Qué causa el trastorno bipolar?

Los científicos están aprendiendo sobre las posibles causas del trastorno bipolar por medio de varios tipos de estudios. La mayoría de los científicos ahora están de acuerdo en que no hay una sola causa para el trastorno bipolar y que en lugar de eso, muchos factores actúan juntos para producir la enfermedad. Debido a que el trastorno bipolar tiende a ser hereditario, los investigadores han estado buscando los genes específicos -los "componentes fundamentales" microscópicos del ADN dentro de todas las células que influyen en cómo el cuerpo y la mente trabajan y se desarrollan - pasados de generación en generación que pueden aumentar la posibilidad de desarrollar la enfermedad.

 

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

La mayoría de las personas con trastorno bipolar - incluso aquellos con las formas más graves - pueden lograr una importante estabilización de sus cambios de humor y síntomas relacionados con el tratamiento adecuado. Ya que el trastorno bipolar es una enfermedad recurrente, se recomienda mucho y casi siempre se indica el tratamiento preventivo a largo plazo. Una estrategia que combina los medicamentos y el tratamiento psicosocial es la mejor manera para manejar el trastorno al paso del tiempo.

En la mayoría de los casos, el trastorno bipolar se controla mejor si el tratamiento es continuo que si se interrumpe mucho. Sin embargo, incluso cuando no hay interrupciones en el tratamiento, los cambios de humor pueden ocurrir y deben ser reportados de inmediato al médico. El médico puede evitar un episodio total haciendo algunos ajustes al plan de tratamiento.

 

Medicamentos

Los medicamentos para el trastorno bipolar son recetados por médicos psiquiatras con experiencia en el diagnóstico y tratamiento de trastornos mentales. Aunque los médicos de atención primaria que no se especializan en psiquiatría también pueden recetar estos medicamentos, se recomienda que las personas con trastorno bipolar vean a un psiquiatra para el tratamiento.

 

Tratamiento de depresión bipolar

Las investigaciones muestran que las personas con trastorno bipolar están en riesgo de cambios a manía o hipomanía, o de desarrollar ciclos rápidos, durante el tratamiento de antidepresivos. Por consiguiente, generalmente se requieren los medicamentos "estabilizadores del humor", solos o en combinación con antidepresivos, para proteger a las personas con trastorno bipolar de sufrir este cambio.

 

Tratamientos psicosociales

Además de los medicamentos, los tratamientos psicosociales-incluyendo ciertas formas de psicoterapia (o terapia "hablada")-son útiles para proporcionar apoyo, educación y orientación a personas con trastorno bipolar y a sus familias. Los estudios muestran que las intervenciones psicosociales pueden aumentar la estabilidad emocional, reducir las hospitalizaciones y mejorar el desempeño en varias áreas. Un psicólogo, trabajador social o consejero autorizado por lo general proporciona estas terapias y con frecuencia trabaja junto con un psiquiatra para monitorear el progreso del paciente. El número, la frecuencia y el tipo de sesiones debe basarse en las necesidades de tratamiento de cada persona.

 

Una enfermedad de largo plazo que puede ser tratada de manera efectiva

A pesar de que los episodios de manía y depresión por naturaleza aparecen y desaparecen, es importante comprender que el trastorno bipolar es una enfermedad a largo plazo que actualmente no tiene cura. Mantenerse en el tratamiento, incluso en buenos momentos, puede ayudar a mantener la enfermedad bajo control y reducir la posibilidad de tener episodios recurrentes y peores.

 

Síntomas

 La fase maníaca

La experiencia de la manía varía de una persona a otra. Pero hay algunos síntomas de la etapa maníaca del trastorno bipolar que la mayoría comparte:

  • Disminución de la necesidad de dormir, o sentirse descansado después de poco
    sueño.
  • Incremento en la actividad, pensamientos acelerados, habla y energía
    excesivas.
  • Irritabilidad extrema
  • Incremento en el impulso sexual
  • Juicio alterado y mala toma de decisiones
  • Creencia excesiva en poderes y habilidades
  • Participación excesiva en actividades placenteras con un alto riesgo de
    consecuencias dolorosas, tales como: rachas de compras, indiscreciones sexuales,
    robo de tiendas, inversiones de negocios poco recomendables.
  • Excesivos sentimientos de bienestar

 

El poeta Teodoro Roethke describió la experiencia maníaca de esta forma:

"Sin razón alguna me empecé a sentir muy bien. De pronto supe cómo entrar en la vida de todo lo que me rodeaba. Supe cómo se sentía ser un árbol, una brizna de pasto, incluso un conejo. No dormía mucho. Simplemente caminaba por todos llados con este maravilloso sentimiento. Cierto día pasaba yo por un restaurante cuando de pronto supe cómo se sentía ser un león. Entré al lugar y le dije al hombre tras el mostrador, 'Tráigame un bistec. No lo cocine. Solo tráigalo. Así que él me trajo un bistec crudo y empecé a comerlo. Los demás clientes me observaban, repugnados. Y empecé a notar que quizá aquello era algo extraño. Así que… dije, 'Me siento demasiado bien. Ayúdenme a acabar con esto'. Así que me metieron en hidroterapia."

- DeTouched With Fire: Manic-depressive Illness and the Artistic
Temperament,
por Kay Jamison

 

La fase depresiva

La fase depresiva del trastorno bipolar puede ser igualmente devastadora, incluyendo síntomas tales como:

  • Disminución de la energía o incremento en la fatiga casi todo el día, todos
    los días
  • Sentimientos de tristeza, desesperanza, vacío, pesimismo, culpa
  • Dificultad para concentrarse
  • Pérdida de interés en actividades que previamente eran placenteras
  • Pérdida importante del apetito o cambios de peso.
  • Pérdida del deseo sexual
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Dificultades de memoria
  • Pensamientos sobre muerte o suicido, o planes o intentos de suicidio
    (quienquiera que tenga estos síntomas deberá buscar ayuda inmediatamente)

 

Un paciente masculino con trastorno bipolar describe su fase depresiva:

"Es como estar en el fondo de un pozo muy oscuro y no poder salir. La gente me dice que pasará, y yo sé que así será, pero cuando estoy deprimido, realmente deprimido, no lo veo. Todo sobre mí y mi vida se siente como un fracaso total...
No hay esperanza en la vida y parece no haber razón para continuar."

Los ciclos de manía y depresión pueden variar ampliamente e indicar diferentes formas del trastorno. Algunos de los patrones más comunes incluyen:

  • Tres o cuatro episodios depresivos que ocurren antes de un episodio maníaco.
  • Menos manías pero depresiones más largas con el paso de los años.
  • Tipo Bipolar II: episodios de depresión y una forma menos intensa de manía
    conocida como hipomanía.
  • Rápidas ocurrencias cíclicas, caracterizadas por cuatro o más episodios por
    año.
  • Estados maníacos y depresivos ocurriendo al mismo tiempo, llamados estados
    mixtos, usualmente caracterizados por irritabilidad. 

Algunas personas experimentan una combinación de estos patrones, como en el
caso de un paciente femenino con trastorno bipolar:

"Yo soy lo que llaman 'un caso de ciclos rápidos', lo que significa que tengo frecuentes periodos de altas y bajas. A veces ocurren al mismo tiempo. En un minuto puedo estar en mi casa, mi propio y seguro lugar personal, bailando música hermosa alrededor de la habitación, sintiéndome en la cima del mundo. El
siguiente minuto puedo estar acurrucada en una esquina, llorando incontrolablemente."


Pero una vez que usted tiene el trastorno, el tomar ciertas drogas puede activar los síntomas del mismo. Por ejemplo, el alcohol puede llevar a un episodio depresivo, la cocaína puede iniciar o empeorar un episodio maníaco y un antidepresivo tomado solo, puede hacer a alguien pasar de depresión a manía si
dicho medicamento no está balanceado con un estabilizador de estados de ánimo,
tal como litio o Depakot.

 

Tratamiento

Porque la gente con trastorno bipolar frecuentemente niega que algo pueda estar mal, convencerla de recibir un tratamiento puede ser difícil. Si se sospecha un trastorno bipolar, es importante para el paciente obtener un tratamiento efectivo tan pronto como sea posible, porque el trastorno bipolar no tratado tiende a empeorar. Y debido a que el trastorno bipolar puede desarrollarse en varias formas, es importante obtener el diagnóstico de un psiquiatra o psicólogo.

 

Terapia

En conjunto con los medicamentos, la terapia puede ayudar a una persona con trastorno bipolar y a su familia. Educación, apoyo y guía pueden ayudar. Si las drogas y el alcohol están de por medio, el tratamiento generalmente incluye ayuda para superar estas adicciones. La terapia familiar puede ayudar a la familia a tratar con los efectos que el trastorno ha tenido en sus vidas.

 

Terapia del comportamiento cognitivo

La Terapia del Comportamiento Cognitivo puede ayudar a quienes padecen trastorno bipolar a:

  • Controlar mejor el estrés; reducir las posibilidades de que este genere un
    episodio de estado de ánimo.
  • Resolver mejor los problemas, permitiéndole a los pacientes mantener sus
    vidas relativamente intactas aún con cambios bruscos de humor.
  • Identificar anticipadamente los signos de advertencia de depresión y manía,
    permitiéndole a los pacientes tomar pasos preventivos para aminorar el impacto
    de los cambios bruscos de humor.
  • Aceptar tomar medicamentos (con menores creencias negativas sobre los
    mismos, es más posible que los tomen con mayor confianza y mejoren sus
    resultados.)
  • Encontrar propósito y significado en una vida en la cual el trastorno
    bipolar juega un papel.

 

Terapia electroconvulsiva (TEC)

Para los casos raros en los que una persona con trastorno bipolar experimenta una severa depresión y no responde a los medicamentos, la terapia electrocompulsiva es un seguro y efectivo tratamiento alternativo. Antes de recibirlo, se les da a los pacientes anestésicos y relajantes musculares. En un estudio, dos tercios de los pacientes que recibieron terapia electroconvulsiva reportaron que ir al dentista es más perturbador que la TEC.

 

Medicación

Los medicamentos diseñados para estabilizar estados de ánimo son casi siempre
usados para tratar el trastorno bipolar. Incluso sus formas más severas responden bien a los medicamentos. Algunos de ellos, incluyendo el litio, Tegretol y valproato, han sido exitosos en el tratamiento del trastorno afectivo bipolar.

 

Preguntas frecuentes


Mi padre fue diagnosticado como maníaco-depresivo. ¿Eso significa que
yo también tendré trastorno bipolar?

El trastorno bipolar tiende a ser hereditario. Si usted tiene un miembro de familia inmediato con el trastorno, sus posibilidades de padecerlo también aumentan, pero aún es probable que usted no desarrolle el trastorno bipolar. El riesgo mayor es que ambos padres suyos tengan una enfermedad bipolar. Esto aumenta su riesgo de desarrollar la enfermedad hasta un 70 por ciento. Pero no se desespere. Estar preparado para tratar con los síntomas y obtener el tratamiento apropiado es la mitad de la batalla contra la enfermedad. Usted puede salvaguardarse evitando drogas y alcohol, obteniendo consejo para aprender a reducir su estrés y desarrollando un buen sistema de apoyo social fuera de su familia.

 

Mi hermana ha estado actuando extraño últimamente - duerme poco, pero
se ve hiperactiva. Después se deprime y actúa como si el mundo la hubiera
abandonado. ¿Qué puedo hacer yo?

Pregúntele si todo está bien. Dígale que se preocupa por los cambios que ha notado en ella recientemente. Si la escucha, sugiérale hablar con un consejero o
con su médico de cabecera. Ofrézcase a ir con ella a solicitar apoyo moral.


No se sorprenda si ella niega que no hay nada malo. Si así sucede, hable con otros miembros de la familia y amigos. Es muy posible que ellos también hayan
notado que algo anda mal. Cuando hable con ellos, discuta un plan para ayudarla,
incluyendo una evaluación por parte de un psiquiatra o psicólogo tan pronto como
sea posible.

 

¿Puede alguien con trastorno bipolar llevar una vida bastante
normal?

Sí. Muchos de los tratamientos disponibles para la gente que padece trastorno
bipolar son bastante efectivos. El tratamiento más efectivo típicamente consiste
en medicamentos y psicoterapia. En colaboración con un psiquiatra y un psicoterapeuta, las personas con trastorno bipolar aprenden a volverse conscientes de las situaciones y eventos que provocan un episodio maníaco o depresivo. Aprenden nuevas habilidades para afrontar el problema, incluyendo la identificación de situaciones en las que sea necesario ajustar su medicamento.

 

Recursos

Agencias y líneas de atención telefónica

Alianza de Apoyo para la Depresión y el Trastorno Bipolar (Depression and
Bipolar Support Alliance)
730 N. Franklin St., Suite 502
Chicago, IL  60610
(800) 826-3632
http://www.ndmda.org

 

Alianza Nacional para el Enfermo Mental (National Alliance for the Mentally
Ill)
Colonial Place Three
2107 Wilson Blvd., Suite 300
Arlington, VA
22201-3042

(800) 950-NAMI

http://www.nami.org



Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental
Health)
6001 Executive Blvd.,
Room 8184, MSC 9663
Bethesda, MD 20892
(301) 443-4513

(800) 647-2642(línea de información automatizada)
http://www.nimh.nih.gov

 

Libros

Jamison, Kay, An Unquiet Mind. Vintage, 1995.

Jamison, Kay, Touched With Fire: Manic-depressive Illness and the Artistic
Temperament. Free Press Paperbacks, 1993.

Volver al comienzo

Recuperación y restablecimiento

Más información acerca de la promoción de la elección, la dirección y el control para aquellos con enfermedad mental grave.

Cursos en Internet

Magellan se ha asociado con expertos nacionales en salud mental a fin de ofrecer cursos en Internet.

Contáctenos

Llamadas gratis: 800-424-4399
TTY: 800-424-4416
Fraude y abuso: 800-488-2917

Estamos disponibles las 24 horas del día.

Email: LouisianaInfo@MagellanHealth.com